Recordar, recordar y recordar, con nostalgia o con mucha alegría. Recordar nuestra tierrita, los sabores de nuestra infancia y, desde lejos, reconocer que vivimos en un lugar fascinante. En esta conversación Julio se acordó de todo el encanto y el sabor que tiene su país natal.