Las foticos de Amanda

Amanda, una fotógrafa inteligente nacida en Bolivia, decide formar parte de un talentoso equipo de trabajo en el mejor parque de diversiones de la ciudad de Santa Cruz de La Sierra.

Con tan solo 17 años de edad, no pierde la motivación de trabajar y así lograr ser totalmente exitosa.
La fotografía es para ella más que un arte, una pasión.

Un día, en la oficina de su jefe, Amanda decide solicitar un crédito con el fin de adquirir una mejor cámara.

—Me he enamorado de la mejor cámara fotográfica que he visto, así que ¡aquí voy! Me arriesgaré a solicitar este crédito a mi jefe —pensó Amanda.

A su lado se encontraba otro trabajador del parque, quien estaba a la espera de una entrevista con la finalidad de solicitar un permiso para viajar con su familia.

Pedro, quien solía ser muy amable con todos, dormía espléndidamente recostado de la pared, esperando a ser llamado.

—¡Pase el siguiente! —exclamó la secretaria.

—Pedro, es tu turno —dijo Amanda.

—¡Oh, oh! Muchas gracias, Amanda. Tú siempre tan amable —dijo Pedro.

Una vez en la entrevista, Pedro explica la necesidad de salir de viaje con su familia, quien no conoce el mar; lo que ha tenido a Pedro muy inconforme durante años.

—Jefecito, ¿ya pudo aprobar el crédito que tanto necesito? —pregunta Pedro.

—Sí, afortunadamente se le va a conceder el crédito —responde el jefe.

—¡Qué alegría me da! ¡Por fin mi familia conocerá el mar! —exclama Pedro.

—Es una alegría para nosotros también, Pedro —dijo su jefe.

Saliendo de la oficina, Pedro vuelve a ver a Amanda.

—Amanda, quiero preguntarte algo —dice Pedro—, ¿por qué vienes a solicitar un crédito?

—Para comprar una nueva cámara. Trabajamos en este parque de diversiones tan hermoso, y necesitamos llevar y enviar fotografías espectaculares a otras fronteras —dijo Amanda.

—Te entiendo perfectamente, ¿por qué no viajas conmigo y mi familia? Podrías tomar fotografías directamente al mar, y un sin fin de cosas que se te ocurran —dijo Pedro.

—Amo este parque de diversiones. Déjame pensarlo y luego te aviso —dijo Amanda.

—Seguro, Amanda, pero cuadremos todo para que vengas con nosotros y no tengas que viajar en un trufi —dijo Pedro.

—Perdón, recuérdame qué es un trufi —dijo Amanda—. Aunque soy de aquí, no conozco esa palabra.

—Trufi, un taxi informal, que no pertenece a una asociación —dijo Pedro.

—Ok, entiendo —dijo Amanda.

—Me parece que además, debes aprenderte las palabras y expresiones locales. Te podrían ayudar a turistear y tener mayor acceso a lugares para tomar fotografías —dijo Pedro.

—Realmente sí creo que es importante —dijo Amanda.

—Bueno, mi familia y yo estaremos esperando tu llamada —dijo Pedro.

Amanda, muy entusiasmada entra a la entrevista con su jefe y le explica las razones por las cuales adquirir el crédito.
—Señorita Amanda, ¡es un placer conocerla! —dijo su jefe.

—Para mí también lo es —dijo Amanda.

—Hemos revisado su solicitud, y con mucho gusto le otorgaremos también el crédito —dijo su jefe.

Amanda, muy contenta, va de inmediato a hacer los planes de viajes con su amigo Pedro y familia.

—Pedro, avísale a tu familia que viajaremos juntos a las playas de otros países —dijo Amanda—. Yo a tomar fotografías y ustedes a pasear.

—¡Me alegro bastante, Amanda! —dijo Pedro.

Una vez en el viaje, Amanda observa que nada es como el parque de diversiones donde trabaja.
La tranquilidad y vistas del mismo son indescriptibles, la gente muy contenta en sus instalaciones, los turistas se alegran de que les tomen fotografías, y la calidez del lugar no es comparable.

—Me siento muy contenta de haber viajado con ustedes al mar y conocer otros paisajes, pero prefiero el parque de diversiones. Mis fotografías lucirán espléndidas cuando las tomé allá —dijo Amanda a Pedro y su familia.

—De acuerdo, Amanda. Te felicito porque amas tu lugar de trabajo —dijo Pedro.

—Gracias, Pedro. Sigamos disfrutando y luego tomaré muchas foticos en mi lugar favorito y con mi cámara favorita —dijo Amanda.

Significado de términos: 

Foticos: fotografías
Trufi: taxi informal

Image credit: Ecuadorpostales / Shutterstock.com
Recording voiced by: John Doe

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Escrito por:

Profesora de Inglés y Español. Escritora de cuentos y poesía. Venezolana. Peggy Echenique