José, mil lienzos y Susy

Como todos los días en Perú, José, un expresivo pintor, excede sus horas de trabajo con el fin de tener suficiente tiempo para investigar acerca de la historia de su país (Perú).

Tenía muchos encargos de pinturas en óleo.

Diferentes escuelas de la zona se deleitaban admirando sus obras de arte, aprovechando la oportunidad de enseñar a los niños sobre las diferentes expresiones culturales pertenecientes a Lima, la capital.

El estilo de José era poco común.

Utilizaba en sus pinturas colores vivos, llamativos y figuras hermosas como instrumento para captar la atención de grandes y pequeños; flores, parques, juguetes, carritos y paisajes estaban allí.

A través de pinceladas y diferentes matices logrados en su inmensa paleta de colores, expresaba continua felicidad en sus obras.

Eran todas un poema sin palabras, era el estilo de José. Nadie más lo poseía.

Exhibía sus obras principalmente en escuelas; profesores y empleados no paraban de admirarlas.

Al pasar enfrente de ellas, sonreían de felicidad y admiración.

En una de estas escuelas se encontraba Susy, una niña muy inteligente que quería que su abuelito fuera como José.

—Maestra, ¿cuándo viene el pintor José a la escuela? Quiero que mi abuelito lo conozca —dice Susy.

—Susy, el pintor vive muy ocupado. No es posible que venga por el momento. Pero cuéntame, ¿por qué quieres que tu abuelito lo conozca? —dice la maestra.

—Es que yo quiero que mi abuelito sea como él. Disfruta muchas horas en su computadora, y quiero que me haga feliz con una actividad —dice Susy.

—Susy, tu abuelito ya ha trabajado bastante por muchos años. Debemos dejarlo que disfrute sin trabajar tanto —dijo la maestra.

—No, maestra. Yo quiero que trabajen juntos; así mi abuelito me pintaría un cuadro todos los días —dijo Susy.

—¿Por eso es que tú quieres que tu abuelito trabaje con el pintor José? —dijo la maestra.

—Sí, maestra. A lo mejor mi abuelito convierte el trabajo del pintor en un arroz con mango, pero él se organiza porque es obediente —dijo Susy.

—Jajaja, Susy. Eres una niña fuera de serie. Vamos a pedirle al pintor una cita para tu abuelito. Probablemente los invite a su taller —dijo la maestra.

—Existe algo que se llama comunidad de pintores. Yo investigué, maestra. Quiero que mi abuelito trabaje allí —dijo Susy.

La maestra accede a la petición de Susy, quien de manera muy insistente desea que el pintor José se la conceda.

Pocos días después, se acerca el pintor José a la escuela. Habían acordado citarse allí. A los pocos minutos llega el abuelito de Susy.

Mientras tanto, Susy disfrutaba de su hora de merienda, cuando sorpresivamente ve a su abuelito hablando con el pintor José.

—Amiguitos, allí está el pintor José, hablando con mi abuelito, ¡qué emoción! Ya voy a tener mi cuarto lleno de pinturas con animales, castillos, flores, ¡quiero que sea como un cuento! —dice Susy.

—¡Qué bueno, Susy! Yo también quiero que mi abuelito haga lo mismo. Lo voy a llamar por teléfono ahorita —dijo Karín, la mejor amiga de Susy.

—¡Abuelito, abuelito. Qué bueno que viniste! —dijo Susy.

—Holaaa, Susita —la llamaba así por cariño—. Sí, vine para complacerte, princesa —dijo el abuelito.

—Sí, abue, ¡gracias! —respondió Susy.

Horas después, el abuelito de Susy y José habían acordado reunirse por un gran número de horas, con el fin de complacer a la niña.

Agregaron a su agenda trabajo nocturno para aprovechar los días libres de ambos y tranquilizar a Susy, quien pronto tendría su cuarto repleto de las coloridas pinturas.

—Susy, recuerda que también quiero que mi abuelito trabaje con el tuyo y el pintor José —dijo Karín.

El pintor José escuchó a la niña, quien con anhelo expresó su mismo deseo.

—Ok, niña. Lo tomaré en cuenta. Pensándolo bien, creo que voy a abrir reuniones para los abuelitos del colegio; así los niños estarán muy felices y tendrán lo que tanto desean, a José, mil lienzos y Susy —dijo el señor José.

Significado de términos: 

Abue: abuelo, abuelito
Arroz con mango: desorden de elementos o ideas

Image credit: Ecuadorpostales / Shutterstock.com

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Escrito por:

Profesora de Inglés y Español. Escritora de cuentos y poesía. Venezolana.
Peggy Echenique