Entre becas y sueños

La tarde del 24 de julio en el Cabo Polonio, Uruguay, Ana Laura y María José se encontraban cabalgando a caballo, planeando sus próximas vacaciones fuera del país.

—Creo que es hora de irnos de viaje a visitar otros países, Ana Laura —dijo María José.

—Amiga, ¿y el liceo? No quiero perder clases —dijo Ana Laura.

—No es para tanto, Ana. Vamos a esperar a que lleguen nuestras vacaciones y luego compramos los boletos de viaje, ¿te parece? —dijo María José.

—Ok, ok. Entonces es en setiembre. Comenzaré a planear el país donde disfrutaremos —dijo Ana Laura.

La siguiente semana, y durante sus clases en el liceo, el profesor guía le pide a sus estudiantes compromiso con sus estudios, ya que los visitaría el siguiente año un gran equipo de representantes de diferentes universidades del mundo con ofertas de becas, entre otras opciones y beneficios.

—¿Escuchaste eso, María José? Tenemos que asistir a todas esas reuniones. Nuestras vacaciones pueden esperar, ya que las universidades de Europa son mi pasión —dijo Ana Laura.

—¡Seguro, Ana! Yo también quiero estudiar y estudiar. Mi meta es llegar a ser alguien muy reconocida a nivel mundial —dijo María José.

—Oye, cuéntame, ¿cómo quién querés ser? —dijo Ana.

—En realidad, no tengo alguien a quien admirar, pero quiero que mis padres tiren la casa por la ventana cuando me gradúe y les entregue muchos títulos —dijo María José.

—Vamos a asistir a todas y cada una de esas reuniones; incluso, propongámosle que nos den un empleo para poder apoyarlos en la promoción de todo, y así ellos nos van conociendo —dijo Ana Laura.

—¡Maravilloso, ya quiero comenzar! —dijo María José.

Días después, llegan los representantes de las universidades de Europa a promocionarlas. Entre tanto alboroto, María José y Ana Laura se dan a conocer.

Cargadas de sueños y metas por cumplir, no paraban de perseguir a las distintas delegaciones encargadas de ofrecer las becas.

Cada una tenía en su mente el anhelo de ver sonreír a sus padres mirándolas graduarse en instituciones de renombre y otras no tan conocidas.

—Buenas tardes, somos estudiantes de este liceo, y queremos saber si vos solicitas ayudantes. Somos muy estudiosas y nuestra meta es graduarnos con honores en muchas universidades del exterior —dijeron ambas.

—¡Maravilloso! —expresa el profesor Matthew, encargado de la Universidad de Alemania.

—Vengan de inmediato —dijo su secretario.

Ana Laura y María José avanzan junto al mismo sin dudar. Una vez en la oficina del liceo destinada para estas delegaciones, Ana Laura pregunta:

—¿Es posible obtener varias becas si establecemos un compromiso formal de apoyo a vos y la promoción de las universidades con las que trabajan?

—Sí, máximo dos, pero también es posible conseguir las visas de estudiantes y otros muchos empleos para luego seguir estudiando donde ustedes deseen —respondió el secretario.

—¡Genial! —dijeron las dos.

—Ok, el próximo paso es definir las entrevistas con sus padres. Ellos deben estar al tanto de cada paso que demos. Ustedes son muy jóvenes y necesitamos hacer todos los trámites con su colaboración y apoyo —dijo el secretario.

—Oye, ¡este señor habla español perfecto! —dijo María José a Ana Laura.

—Ok. Mire, señor secretario —dijo Ana Laura.

—Señor Charlie, para servirle —dijo el secretario.

—Mi idea es que mis padres tiren la casa por la ventana, ¿me entendés? —dijo Ana Laura.

—Disculpe, señorita, pero eso no lo entiendo, ¿me puede explicar mejor? —dijo el secretario.

—”Tirar la casa por la ventana” significa celebrar en grande, ¿me entendés? Quiero que mis padres se sientan muy orgullosos del éxito que alcanzaré a través de todo el trabajo que haré con ustedes —dijo Ana Laura.

—¡Entendido! Ven, comencemos de inmediato —dijo el secretario.

Significado de términos: 

Liceo: lugar donde se dicta la educación secundaria, o bachillerato

Tirar la casa por la ventana: celebrar en grande algún evento exitoso

Setiembre: septiembre en uruguayo

Vos:

Image credit: Ecuadorpostales / Shutterstock.com

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Escrito por:

Profesora de Inglés y Español. Escritora de cuentos y poesía. Venezolana.
Peggy Echenique